Newsletter Aerolatino-Geba | Manual Junior | Cuarta Parte La Dirección | Comunicaciones

Oratoria

Permítasenos contradecir la popular creencia de que los conferenciantes "nacen". Es verdad que tan solo unos pocos tienen la inspiración necesaria para resultar grandes en elocuencia, pero cualquiera puede adquirir capacidad y confianza para hacer un discurso convincente y efectivo. "Efectivo" es el compendio de un trabajo importante y es el arte de hablar con eficacia; requiere solamente práctica, práctica y más práctica, nada más y nada menos.

¿En qué se diferencia un discurso en público de una conversación amistosa? Se usan idénticos músculos y órganos, el mismo proceso mental está involucrado. Aun aquella persona que entre amigos habla con facilidad y fluidez se pondrá torpe y nerviosa cuando se le requiera que haga las mismas manifestaciones en público. La explicación es que la conversación es habitual y espontánea. cuando conversamos no tenemos conciencia de nuestra voz. El pensamiento y las palabras que dan la expresión vocal simultánea. En discursos públicos nos sentimos de pronto conscientes de nuestra voz y esta misma conciencia nos trae nerviosismo y malestar.

Por eso, al principio es esencial acostumbrarse al sonido de la voz y después adquirir el mismo control sobre ella y los músculos actuantes, el mismo que tenemos sobre nuestras extremidades. Se ha dicho que el mejor instructor de la oratoria que podemos tener somos nosotros mismos. Esto debe interpretarse como que una vez conocidos los principios fundamentales, nuestro éxito o fracaso como oradores dependerá enteramente de nuestro propio esfuerzo y anhelo de perfeccionamiento.

facebook feed