Newsletter Aerolatino-Geba | Manual Junior | Cuarta Parte La Dirección | Comunicaciones

Técnicas para mejorar las comunicaciones

Comencemos con los nuevos miembros:

El propósito del entrenamiento directivo no se logrará brindando a la comunidad tan solo un dirigente preparado por año.

la capacitación debe alcanzar al mayor número de miembros posible. Esto significa que las responsabilidades no deben recaer sólo en el Presidente. Las oportunidades debe ser para todos.

Debe tratar de interesarse a los nuevos miembros a participar de las actividades de alguna comisión de trabajo.

Ahora es el momento, entonces, de que si ingresa un nuevo miembro se lo comprometa en alguna actividad. El delegar parte de la responsabilidad en otros hace más cómoda la tarea directiva. Coloca al dirigente en un rol de coordinador y hace que cada miembro del equipo sienta que su esfuerzo es importante. Vigoriza la confianza del nuevo miembro al aceptar alguna responsabilidad dentro del grupo.

Al finalizar el período el dirigente habrá podido desarrollar cualidades de comprensión y tolerancia. Mientras que su natural impaciencia para realizar una tarea habrá finalmente desaparecido. Tenemos, entonces, más de una persona que ha recibido los beneficios de asumir responsabilidades. Nuestra capacidad latente en funciones directivas se ha extendido, sobre todo porque tanto el dirigente como su sucesor debe tener la firme creencia de que son valiosos los principios del control democrático. Sobre las bases de esta creencia, se han desarrollado las técnicas que hacen posible que el control llegue a ser aún más democrático.

La dirección democrática recalca y reitera el respeto por el individuo y por la capacidad creadora que las personas aportan a un grupo en sus formas de talento, ideas e ideales. Implícitamente a esto existe la consideración hacia los demás por sus ideas y por sus sentimientos y el interés de ayudarlos a desarrollar sus capacidades latentes.

Calurosa bienvenida al nuevo junior:

El entrenamiento directivo comienza antes de la incorporación al grupo.

Debemos crear una atmósfera tal que el nuevo junior se convierta en decidido admirador de la organización y desee, por tal motivo, brindar entusiastamente su colaboración personal.

Para crear esta atmósfera debemos planear cuidadosamente los pasos a dar hasta su incorporación definitiva.

La aceptación de su solicitud de ingreso será un acontecimiento formal y los demás integrantes lo ayudarán a vencer su timidez, natural en estos casos, y a cumplir correctamente con las reglas que establece el protocolo.

Procedimientos de incorporación:

No dejamos las cosas libradas al azar en la suposición de que el nuevo junior hallará su camino por sí mismo.

La introducción será responsabilidad inicial del junior que lo presente y luego de la Comisión de Extensión y Membresía, que se encargará de encausar su actividad futura dentro de la organización.

Deberes del junior introductor:

  1. Presentarlo a los funcionarios de la Cámara Local.
  2. Informarle del lugar, fecha y hora en que se realizan las reuniones.
  3. Telefonearle con anterioridad a las cuatro primeras reuniones y ofrecerse para acompañarlo a la Cámara.

Deberes de la Comisión de Extensión y Membresía:

  1. Obtener su solicitud de ingreso.
  2. Orientarlo a trabajar en forma activa en alguna de las comisiones.
  3. Organizar una reunión especial para nuevos miembros en la que se hará conocer la historia y objetivo de la Cámara Junior.
  4. Preparar una reunión de recibimiento.

Deberes de los otros miembros:

  1. Dar una cordial bienvenida al nuevo junior.
  2. Ayudarlo en sus pasos iniciales.

Técnicas para mejorar las comunicaciones:

Es importante que los miembros de un grupo puedan transmitir sus pensamientos con un mínimo de dificultades.

Existen técnicas que ayudan a vencer las barreras que detienen el libre fluir de las ideas, posibilitando la participación general de los componentes del grupo.

Está admitido que las ideas son el nervio motor de cualquier organización. La apatía, la falta de progreso y aun el desconformismo dentro de un grupo, pueden ser nimiedades ante el hecho real de que el mismo está hambriento de ideas que, cuando se desarrollen, brindarán campo de acción a la iniciativa, la cooperación, el entendimiento y la acción conjunta hacia el objetivo común.

Muy a menudo existen ideas latentes dentro del grupo que no se manifiestan. Los métodos que se estudiarán a continuación constituyen sistemas prácticos para "liberar" esas ideas latentes, dándoles adecuada canalización.

facebook feed