Newsletter Aerolatino-Geba | Manual Junior | Segunda Parte Política de acción | Congreso mundial, Tel-Aviv

Tel-Aviv (Israel) - Sede del Congreso Mundial

Durante siglos, una visita a la Tierra Santa ha constituido una doble experiencia: espiritual y emocional, una peregrinación del corazón y del alma, recuerdos que perduran por toda la vida.

Israel, la Tierra de la Biblia, no debe ser descripta en términos geográficos solamente, sino más bien en las profundas impresiones que trae consigo cada nuevo día. Seguir las huellas de los pasos de Jesús y sus discípulos, familiarizarse con la historia y el folklore de la Biblia, constituyen, en verdad, toda una revelación.

Las victorias de los Cruzados se reflejan todavía en monumentos maravillosamente conservados. Montfort, fortaleza de dobles murallas, fosos y torres, fue construida en 1226 para defender el camino hacia San Juan de Acre.

Jerusalén es la "Ciudad de la Paz", la ciudad de David y del Templo, la ciudad donde Jesús terminó su vida terrenal en la Cruz. Desde tiempos inmemoriales Jerusalén y el Monte de Sión han llenado de reverencia los corazones de los peregrinos. Desde los días de Helena, la madre del emperador Constantino, a través de las edades, estos sublimes alrededores han sido fuente de inspiración. Aquí veréis el Coenaculum, el cuarto de la Última Cena, la abadía de la Dormición, construida sobre el lugar en que María, de acuerdo con la tradición, terminó su vida terrenal, y Ein Kerem, el lugar de nacimiento de Juan El Bautista, donde María visitara a su madre Isabel.

facebook feed